Hay cuerpos de los que hablamos y hay otros de los que no. Los cuerpos visibles aparecen en los medios, reciben reacciones y comentarios en las redes virtuales, ya sea desde la legitimación del modelo, desde la parodia o desde el acoso. Como diría el pensador Gilles Lipovetsky, la nueva religión es la intensidad del cuerpo estético, del placer y la belleza; mientras que su angustia es el envejecimiento. Hay otros cuerpos que habitan zonas menos expuestas y suelen generar respuestas reactivas, interpelando desde la incomodidad, elaborando subjetividades relegadas y en trauma. 

¿Cómo subvertir la lógica colonial de aquellos cuerpos excluidos social y políticamente; oprimidos por su condición estética, sexual, racial, de clase o de enfermedad? ¿Cuál es la relación entre poder, exclusión e inclusión de los cuerpos? ¿Hay cuerpos permitidos y otros que no lo son? Esta curatoría educativa presenta resultados de ejercicios y propuestas realizadas por estudiantes de Liceos de la Región Metropolitana en el marco de un programa educativo dedicado al arte performativo, inscrito en una perspectiva de educación no sexista.